Translator

"México en Praga". Periódico Síntesis. 26.07.2016

Desde el exterior, el país se desdibuja, las noticias llegan, pero las situaciones ya  no se viven, se observan, se leen. México se vuelve entonces lejano y a veces, difícil de entender. Y si uno busca al país en el exterior, se lleva una innumerables sorpresas, algunas buenas, y otras no tanto, pues no siempre se encuentra al país que se conoce; lo que se encuentra son diferentes propuestas, diferentes formas de vender a México.
 
Insistente busco a mi país en cualquier lugar en el que me encuentre. Quiero ver qué se dice de él y cómo se dice. Algunas veces me encuentro con que México es un poco americano, un poco prehispánico, un poco la conquista, un poco historia, un poco recuerdo. Otras veces, las más duras, son cuando me topo con la violencia y los problemas sociales, políticos y económicos por los que éste atraviesa. Explicar estas situaciones se vuelve un poco difícil estando tan lejos. Yo puedo decir muchas cosas buenas sobre mi país, pero más interesante aún es conocer lo que los otros dicen, lo que se proyecta del país en el exterior. Quienes siempre dicen algo de México son las empresas que venden como atractivo principal al país y su riqueza cultural. Tal es el es el caso de los restaurantes mexicanos en Europa.

A decir verdad, con lo que me he encontrado es que la mayoría de los restaurantes que he visitado adoptan dos o tres elementos mexicanos como los chiles, el guacamole y el tequila para “parecer” mexicanos; sin embargo, lo que ofrecen en el menú generalmente es comida tex-mex. Durante el tiempo que llevo viviendo en Europa, sólo en dos restaurantes he encontrado comida mexicana; con sus carencias por supuesto, pues la distancia y la diferencia de clima, hacen que los ingredientes simplemente no existan o que no sen encuentren en la situación ideal para ser utilizados. Son estos restaurantes, quienes van dando a conocer nuestra gastronomía a quien no tiene la oportunidad de viajar a nuestro país. Son ellos quienes van creando paladares y quienes van mostrando una parte de México a sus comensales. Por eso creo que es necesario hacer mención de aquellos restaurantes que lo están haciendo muy bien. 

Agave”, un restaurant mexicano en Praga, logra con la calidad de su comida y el ambiente, una experiencia placentera en donde se presenta un México muy refinado. Con una propuesta elegante, “Agave” toma elementos significativos del país tales como Frida Kahlo, los murales de Diego Rivera, Acapulco, las calaveras y el maíz, y los combina para crear un ambiente acogedor. Juega con el achiote, los tacos, los frijoles, el aguacate y las quesadillas con el fin de ofrecer modernos platillos mexicanos de alta calidad, salpicados de la cocina tradicional mexicana. Además de ofrecer jamaica, horchata, Jarritos, tequila y cerveza, invita a sus clientes a degustar el sotol y mezcal. Es en este escenario en donde  me agradó enormemente encontrar la oferta de 5 marcas de mezcal: San Cosme, Zignum, Vida, Del Maguey y Gusano Rojo. Ya en otros restaurantes había encontrado Mezcal, pero sólo una marca. En “Agave” no hay sólo cinco marcas de mezcal, sino que además se ofrecen 5 cocteles preparados con esta bebida, lo cual hace que quien no ha probado nunca el mezcal, lo haga también en combinaciones de muy buen gusto. Así, Mezcal Burro, Mezcalina, El Mural, Mezcal Margarita y el Vampiro son cócteles embajadores del mezcal en Praga.  Felicidades a “Agave” por tan estupenda propuesta.

Me despido deseándoles un excelente inicio de semana y recordándoles que que si el mezcal no ha sido apreciado en México, no se preocupen que en Europa ya tiene quien lo quiera.