Translator

Feliz Navidad. (Segunda de dos partes). Periódico Síntesis. 14.12.2015

En la anterior columna les comentaba un poco de las diferentes tradiciones de la época decembrina en Alemania. Sobre los mercados navideños, los deportes de inviernoy la cena de Navidad.

Nos quedamos en el “Christstollen”, un pan dulce elaborado con mantequilla, pasas, frutos secos, almendras, nueces y que está cubierto de azúcar. Simplemente no puede faltar en la mesa durante la época de adviento y por supuesto como postre en Navidad. Y es que se dice que este tradicional pan alemán se originó hace unos 600 años en la ciudad de Dresden. Su forma es como la de un niño envuelto en pañales. Es un pan que puede ser guardado durante mucho tiempo y es por eso que se puede comprar con anticipación. En esta ocasión, sólamente para la temporada de adviento y Navidad, compramos 5 panes de un kilo cada uno. Ya sé que suena un poco descabellado, pero es verdad. He aquí la importancia de este pan durante las celebraciones decembrinas.

Y es que ya nos pasó el año pasado que durante el adviento nos acabamos los Christollen que teníamos y para el día más importante, ya no quedaba más que un pedazo. Así es que una semana antes de la cena, salíamos todos los días a buscar en varias tiendas el dichoso pan y no encontrábamos nada sino las versiones más modernas que a la mayoría no gustan.... Una verdadera tragedia. Y no exagero. Mi esposo se sentía culpable y enojado. Yo la verdad no le había dado tanta importancia al asunto hasta ese día. En las llamadas telefónicas para ultimar los detalles de la cena, evitábamos mencionar que no habíamos encontrado el pan (que nos había tocado a nosotros), pues pensábamos que lo encontraríamos alguno de esos días en alguna tienda. Pero no encontramos nada, salvo los que ya nadie quiso, y tuvimos que compartir nuestra derrota. Fue enconces que mi suegra, indignada, solucionó el problema y llegó a la cena con un pequeño pan de unos 250 gramos que había guardado para las “emergencias”.

Otra tradición que puede dejar a muchos en la bancarota, es la de los regalos. La costumbre marca que no se regala uno, sino varios obsequios de una persona a la otra. Así es que uno puede recibir presentes de diferentes tamaños y precios de parte de una misma persona. Obviamente que los más felices son los niños, quienes hacen una larga lista de los juguetes que les gustaría recibir en “Weihnachten” (Navidad)  por parte del “Christkind” (niño Dios), y que no recibieron durante el “Nikolaustag” (el día de San Nicolás). Y es que los ríos de regalos no inician con la Navidad, sino el 6 de diciembre con la celebración de “St. Nikolaus” (San Nicolás o Santa Claus). En esta última, una de las condiciones para recibir los regalos es que los niños limpien sus zapatos la noche del 5 de diciembre para así poder recibir sus regalos a la mañana siguiente. Los niños que se portaron mal durante el año o que no limpiaron sus zapatos el día anterior, reciben sólo un pedazo de escoba como regalo.

Bueno, ya no les cuento más porque no me alcanza el espacio. Deseo sinceramente que esta Navidad la pasen rodeados de su familia disfrutando de mucha paz y armonía. Reciban un abrazo afectuoso y que tengan un excelente inicio de semana.