Translator

"Los nuevos mercados del lujo". 14.04.2014.

El lujo no se acaba y cada día encuentra nuevos mercados. El desarrollo económico de los países, así como el gusto por los objetos suntuosos, hace que las marcas de lujo sigan vigentes y con ellas sus artículos.
 

Hoy en día se sabe que fueron China, India, Indonesia y Malasia, en gran medida, los países responsables de este crecimiento, debido a su continua urbanización, así como a su destacado desarrollo económico.  Los pronósticos para los próximos años indican que es en la región africana llamada “Subsahariana” (Sub-Saharan Africa), donde se espera también un importante aumento en cuanto a la venta de estos artículos, pues es en esta región en donde se está experimentando un crecimiento global acelerado, según Euromonitor Internacional. Según datos del Banco Mundial, de 1995 a 2013, el PIB anual de la región creció un promedio de 4.5% y la pobreza de la región se ha ido disminuyendo con el paso del tiempo, para llegar a un aproximado del 48.5% en la actualidad. Asimismo, la inversión extranjera ha estado llegando a la región de manera continua y se calcula que en 2013, el total de las inversiones recibidas sumaron unos $43 mil millones de dólares. Entre los países que forman parte de esta región se encuentran Etiopía, Ghana, Namibia, Nigeria, Sudáfrica, Tanzania, Uganda y Zambia, entre otros. Entre las marcas que recientemente han abierto sus tiendas esta región se encuentran Hugo Boss, Ermenegildo Zegna y Porsche. No es una sorpresa que todas las marcas estén orientadas al mercado masculino, pues han sido los productos para caballero los que han seguido un camino ascendente en cuanto a sus ventas a nivel mundial.

El desarrollo económico de los países hace que las personas tengan más oportunidades de comprar artículos suntuosos a los que no tenían acceso en el pasado, es por eso que es en los países emergentes donde existen más compradores. Generalmente, los consumidores con una recién adquirida posición social o bienestar económico, buscan mostrar su éxito o logros personales (en términos académicos “vanidad de logros”) a los demás. Una manera de hacerlo es con la compra y uso de productos de marcas de lujo que comuniquen estos logros.  La venta de artículos de lujo seguirá creciendo mientras existan consumidores que los compren, claro está; pero también mientras se les utilice como una herramienta para hacer notar la posición social.