Translator

"Movimiento para el éxito". 20 de Enero de 2014.

Hace algunos meses, leí un tweet que me gustó y que decía algo así como “el único lugar en donde el “éxito” viene antes que el “trabajo”, es en el diccionario”. Y es cierto, sea cual sea el éxito que se quiera conseguir, hay que trabajar. 
 
Hace ya algunos años leí el libro “Outliers” (o “Fueras de Serie”, que es su título en español),  de Malcom Gladwell. En este libro, Gladwell hace un recuento de diferentes historias de éxito y analiza las características en común que tienen cada una de ellas. El autor apunta, entre otras cosas, que no es el más brillante el que alcanza el éxito, tampoco tiene éxito aquél que tomó una serie de decisiones y esfuerzos que lo llevaron a ese lugar. Nos comenta, sin embargo, que el éxito es un regalo. Entonces, desde el análisis que hace el autor, aquellas personas a quienes se les han dado oportunidades y han tenido la fortaleza y la inteligencia para darse cuenta de ellas y tomarlas, son quienes han tenido éxito en la vida. El secreto (y la trampa) está en saber identificar estas oportunidades, estos “regalos” como los llama Gladwell. Tal vez, en algún momento, no nos damos cuenta de que estamos ante una oportunidad, cada quien debe tener la suficiente fortaleza e inteligencia para tomar la oportunidad y hacer que rinda sus frutos.

No hay duda de que existen oportunidades en la vida que vienen solas y que es importante aprovechar. Desafortunadamente, no siempre sucede así. Muchas oportunidades aparecen en nuestra vida porque nos hemos dedicado a buscarlas, porque hemos permanecido activos, en movimiento, buscándolas. Conozco mucha gente que se queda esperando el curso o el trabajo perfecto; y lo que es peor, durante esta espera no hacen nada y todo les parece poca cosa, desperdician tiempo permaneciendo inmóviles mientras llega la gran oportunidad. Creo que el secreto de éxito también radica en mantenerse activos. 

Es importante hacer algo de provecho durante el tiempo libre. Ya sea que se esté en la espera de algo, o que estemos ya realizando eso que estuvimos esperando por largo tiempo. Cosas muy simples pueden ayudarnos a avanzar a alcanzar nuestras metas, desde charlar con una persona de experiencia en el área que nos interesa, tomar cursos gratuitos o pagados , repasar vocabulario para avanzar en el dominio de un nuevo idioma o leer un libro que nos amplíe el panorama sobre nuestro campo de estudio. Todo es valioso. No es una sorpresa que las personas más activas tengan más preparación. Qué hacemos en nuestro tiempo “libre” también marca la diferencia. 

Y en este movimiento, también es importante saber cambiar a tiempo.  Muchas veces, las personas tienen sueños desde niños y con el tiempo, llegan a hacerlos realidad; sin embargo, otras personas persiguen una cosa en sus inicios y cambian con el tiempo. Esto también es válido, lo que no es válido es quedarse estancado. Este es el caso de Stephan Winkelmann, CEO y Presidente de Lamborghini, quien primero estudió Ciencias Políticas, después se unió al Ejército Alemán, posteriormente se desempeñó en una firma de servicios financieros, para después reenfocar su atención en la industria automotriz, ocupando posiciones en Mercedez-Benz, Fiat y finalmente en Lamborghini, desde 2005. 

Cualquier cosa que queramos alcanzar, es importante mantenernos activos, en movimiento. Prepararnos constantemente siempre va a tener retribuciones a corto, mediano y/o largo plazo.