Translator

"Chats y foros como fuente de información". 27 de Enero de 2014.

Es impresionante la cantidad de sitios en donde se puede encontrar información relacionada con la experiencia de los consumidores al realizar compras; o sobre sus experiencias personales, no relacionadas con las compras, sino con enfermedades o con actividades recreativas, deportes, etc. Cualquier asunto puede ser útil para abrir un chat o un foro en donde se intercambie información relacionada con el tema. La conversación que se genera entre los diferentes participantes, enriquece la información de los demás y ayuda al lector a formarse una opinión más amplia y general sobre la materia.
 
Definitivamente que Internet y en este caso en particular, los chats y foros, vinieron a revolucionar la forma en la que pedíamos consejos con anterioridad o la forma en que pedíamos ayuda sobre un tema en específico. Recordemos por un momento cómo lo hacíamos antes; tal vez preguntábamos a un médico sobre temas relacionados con la salud, directamente a nuestra madre o a la abuela. En muchos casos consultábamos la enciclopedia, seguro que todos recuerdan que alguien de la familia tenía una en casa. Para temas mucho más banales como moda o alguna otra cosa no muy científica, recurríamos a familiares o amigos. Se habían ganado el reconocimiento de la sociedad por saber más sobre algo, que los demás, por ser los especialistas. Si familiares, amigos, científicos, maestros o investigadores a nuestro alrededor, no tenían la respuesta, recurríamos a los vendedores de las tiendas, la farmacia, la tienda de discos, la tienda de mascotas o la librería, entre otras. El vendedor de la tienda de mascotas sabía exactamente qué tenía que comer nuestro perro, cuándo se tenía que vacunar, con qué jabón lo teníamos que bañar y cosas por el estilo. Si queríamos saber otros títulos de nuestro autor preferido o la novela de moda, los vendedores de las librerías seguro tendrían la información, no tenían que buscar en la computadora o consultar un catálogo, sabían los títulos de memoria, eran expertos. Más de uno daba la información sin compromiso alguno y no obligaba al cliente a hacer la compra en el establecimiento.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, ya no creemos tanto en los vendedores de las tiendas, debido a los abusos experimentados. Hoy en día, los clientes se informan primero en diferentes sitios de Internet, para después acudir a la tienda; tal vez ahí mismo pidan una segunda opinión, para estar un poco más seguros y al final, realizar la compra.

Para temas mucho más personales, se buscan los mismos síntomas o las mismas situaciones en los diferentes sitios de Internet, foros o chats. Encontrar casos iguales a los suyos hace que las personas se preocupen menos o que mediten de mejor forma en dónde pedir ayuda. Por supuesto que no todos los sitios son útiles, algunos exageran la información y otros se dedican a infundir miedo en los lectores; de cualquier forma, representan un medio de información que las personas pueden usar para diversos fines.

Como todo, los diferentes sitios se irán filtrando con el tiempo y destacarán aquellos que otorguen información completa y fidedigna; además de los que otorguen a sus usuarios la certeza de que sólo los comentarios correctos y respetuosos serán publicados. Lo anterior hará que el sitio se convierta en un medio de información, pero también un medio de comunicación confiable.