Translator

¿Necesitamos nuevos productos?. 22 de Julio de 2013.



Esta es una pregunta que cada uno de nosotros puede responder fácilmente. La verdad es que siempre estamos buscando cosas más baratas, más delgadas, más livianas, con más capacidad, más fáciles de usar, etc. Quienes deciden si debe o no haber nuevos productos, somos nosotros, los consumidores. Cuando dejemos de necesitar algo, y por consiguiente, de comprarlo, este producto o servicio desaparecerá del mercado, pues quienes hacen que los productos perduren o se mejoren, somos nosotros.
 
Habrá quien diga que no es cierto, que no es necesario tener tantos productos, pero más de uno ha tenido una idea o un deseo sobre algún objeto o servicio que quisiera tener y que no existe en la actualidad. Piense por unos momentos qué producto o servicio le gustaría que existiera, a qué precio, de qué material, etc. Seguramente conoce a alguien que ha fabricado algún producto que no existía en el mercado. Algunos lo fabrican en su casa, y sin saberlo, tienen un nuevo producto que en algunos casos se puede llegan a patentar. A veces nos reímos de lo que fabricamos, pero nos gustaría que estos elementos que hacemos nosotros mismos y que no encontramos por ningún lado, existieran y estuvieran hechos de determinados materiales. Yo tengo un colgador de bolsas para el carro, que me fabricó mi hermano y un organizador de mascadas que hice a mi gusto, porque los que encontraba no me gustaban del todo. La elaboración fue divertida, pero quisiera que estos objetos estuvieran elaborados de otros materiales; sin embargo, a falta de estos productos, me conformaré con los que tengo.

Muchas personas piensan que no debería haber más productos, que con los que tenemos en la actualidad, es suficiente. Si pensamos por algunos momentos cómo era la vida hace veinte o cincuenta años, nos daremos cuenta que el lanzamiento de nuevos productos también representa, en algunas ocasiones, adelantos en cuanto al estilo de vida que llevamos, mayor practicidad, ahorro de tiempo y muchas veces, también de dinero.

El teléfono celular, sin duda, ha revolucionado nuestro estilo de vida. Cada día salen nuevos modelos al mercado que hacen que la comunicación se facilite. Algunos productos tienen sus puntos malos, pero al final, este tipo de productos son escalones hacia otros adelantos tecnológicos que harán que nuestra vida sea un poco más placentera y que también podamos disfrutar de otros beneficios para nuestra salud o el cuidado del medio ambiente, como es el caso de los autos eléctricos.

Un producto puede ser nuevo para todo el mundo, como por ejemplo los Google Glass, y en su momento, las fotocopiadoras. Sin embargo, también hay otros productos que sin ser totalmente nuevos, pueden serlo para un mercado determinado, como algunas bebidas que sólo se consumen un país y que con el tiempo se exportan a otros países.

¿Qué quiere el consumidor?, ¿qué es lo que le facilita la vida?, son preguntas que las empresas se hacen día a día. También por supuesto que este tipo de productos representan mayores ganancias para quienes los producen; de otra manera no habría esta preocupación.  Un producto que no se necesita, no se compra y no genera ganancias para las empresas; por lo tanto, los productos existen porque alguien los necesita.