Translator

"Marcas y colores". 15 de Julio de 2013.



¿Puede una marca ser más exitosa por el simple hecho de escoger el color adecuado?. Sin lugar a dudas. Muchas marcas han hecho famosos algunos colores, y otras se distinguen por ellos, ya que han sido adoptados como parte de su personalidad. Coca-Cola es el mejor ejemplo con el rojo. Este color irradia emoción, pasión y fortaleza. Marcas de computadoras como Apple, han optado por combinar el blanco con otros colores para denotar precisión y certeza. Además de lo anterior, el blanco es pureza, inteligencia, limpieza y formalidad. El morado religiosidad, misterio y duelo. El amarillo, novedad, temporalidad, calor y sorpresa. El negro sofisticación, poder y autoridad. El anaranjado, informalidad y poder. El café, masculinidad, relajación y naturaleza. En fin, podemos hablar de muchos colores; sin embargo, el significado de los colores no es estático.
 
Así como los personajes, los objetos e ideas adquieren nuevos significados con el paso del tiempo o a consecuencia de eventos determinados, los colores también pueden adquirir nuevos significados. Como el verde, que ahora más que nunca, se usa para comunicar el cuidado del medio ambiente, alimentos orgánicos o productos libres de sustancias químicas. O el azul, que se usa para los productos light, reducidos en grasas, azúcares o calorías en general. O el rosa, que ha sido utilizado por diferentes asociaciones y marcas para promocionar con sus productos, causas relacionadas con el cáncer de mama.

Pero, ¿qué color es el mejor para una marca?. Eso tiene que ver con el o los productos que la empresa fabrica, así como lo que ésta quiere proyectar.  Lo ideal es iniciar pensando cuál es la personalidad de la marca. Cómo se quiere que el producto o la marca sean reconocidos. Teniendo los elementos o rasgos de la personalidad, será más fácil escoger los colores que la distinguirán. Una vez elegidos los colores posibles, pruebe con grupos de personas sobre lo que éstos colores (ya montados en el logo o etiqueta del producto) los hace sentir o pensar. ¿Se les antoja el producto?, ¿qué piensan cuando ven el logotipo?. En otra prueba, mencione lo que la marca quiere comunicar y pida que elijan el logo con el color que crean que mejor puede expresar esto.

Las combinaciones de colores también son muy socorridas. Dependiendo de lo que quiera expresar, puede elegir colores contrastantes o unos que se lleven muy bien. Así, es posible escoger diferentes tonalidades de un mismo color o una base de blanco y negro para poder combinarlo posteriormente con otros colores, si es que aún no se ha decidido por algún color en particular.

Aunque siempre será posible cambiar el color de nuestra marca, ésta opción no es siempre la más viable y la operación deberá ser realizada con sumo cuidado. Si se está comunicando un cambio importante en cuanto a los valores, productos y personalidad de la marca, un cambio dramático de color, con uno totalmente diferente al que se había estado usando, podría ser de gran ayuda para comunicar el cambio que está experimentando la empresa y que éste permanezca en la mente de los consumidores. Sin embargo, si lo único que se quiere es hacer un cambio de color, se habrá de seleccionar un color que no sea muy diferente al anterior, pues sus consumidores ya se habrán acostumbrado al precedente, y un cambio dramático podría hacer que percibieran que la calidad, los atributos o los beneficios del producto también se han modificado.