Translator

"Auto-tendencia: el lujo en pequeño". 08 de Abril de 2013.

Hace algunos años era casi imposible imaginar que una marca de autos de lujo tuviera modelos pequeños. Sin embargo, debido a las condiciones actuales del mercado, las firmas de lujo están optando por la producción de autos en formatos más pequeños que los que hacían con regularidad.
Las normas energéticas de algunos países, los tiempos de recesión, de crisis y de austeridad en otros, están haciendo que las marcas de autos de lujo produzcan vehículos más rentables y a precios más accesibles. Autos dirigidos a un mercado de consumidores que optan por modelos que comunican a los demás un comportamiento mucho más acorde con la falta de recursos y orientados hacia el cuidado del medio ambiente. Con formatos muy parecidos a los de los autos comunes, pero de proporciones reducidas, estas firmas están apostando por un nicho de mercado que está prefiriendo las opciones más accesibles y pequeñas, pero sin dejar de disfrutar de las cualidades que las marcas de lujo les otorgan.
En un inicio, la compra de autos pequeños pero poco equipados, correspondía a aquellas personas que empezaban a tener dinero y que no querían esperar a comprar un auto “normal” de una marca de lujo. Así, aunque no tuvieran el lujo de un auto grande, la opción más pequeña y accesible para ellos, significaba poder anunciar a los demás su recién adquirido éxito económico. Así, las marcas que iniciaron produciendo autos de lujo en formatos más pequeños, capturaron a estos consumidores con modelos más accesibles, pero poco equipados.
Posteriormente, este comportamiento cambió cuando  los consumidores empezaron a adquirir, con el mismo dinero, autos de otras marcas que aunque no fueran sinónimo de lujo, podían ofrecerles mucha más amplitud y equipamiento y que además, pasaban desapercibidos para los demás. Entonces se empezó a pensar que los consumidores preferían gastar su dinero en autos grandes y equipados, que en las opciones poco equipadas y pequeñas de las marcas de lujo. Sin embargo, con el advenimiento del Mini y con la consiguiente comprobación de que las personas podían pagar precios altos por autos pequeños, los fabricantes optaron por la producción de autos más chicos, con las mismas características de lujo, pero más accesibles para un segmento que se prevé seguirá en crecimiento.
Además de satisfacer a este nicho de mercado con esta nueva oferta de autos, las diferentes marcas están comunicando a sus clientes, que son partícipes de la crisis y que se suman a los diferentes esfuerzos de sus consumidores por convertirse en personas más conscientes y ahorradoras. La tendencia hacia la compra de este tipo de vehículos se ha agudizado debido a la crisis, pues aquellos que aún tienen el poder adquisitivo para adquirir un auto de lujo de dimensiones “normales”, prefieren los formatos pequeños, pero exigen las mismas características de lujo que uno de tamaño estándar. Así, en un esfuerzo por conservar la superioridad, y enviar a los demás el mensaje de tener éxito en sus carreras, con la compra de un auto pequeño pero de lujo, este tipo de consumidores comunican un  “si puedo, pero no quiero”: podría tener un auto de lujo más grande, pero no quiero, porque menos es más.
Así las cosas, en las más recientes exhibiciones de autos, las diferentes marcas de lujo han estado presentando sus diferentes modelos a un mercado que sin duda, seguirá en crecimiento.