Translator

"La revolución de Estevia". 18 de Febrero de 2013.

La estevia (o stevia) es una planta de hojas dulces nativa de América del Sur y América Central. El “aditivo” o edulcorante “natural” llamado estevia se fabrica con estas hojas y es un producto que se está empezando a expandir a nivel mundial, muy a pesar de las marcas de aditivos químicos que tienen más tiempo en el mercado.

Por ser un sustituto del azúcar aún poco conocido, su uso está causando controversia. Los productores de los edulcorantes ya establecidos como acesulfame y aspartame, tienen los ojos puestos en este producto, por su relativa “naturalidad”, aspecto que lo hace un competidor demasiado fuerte para los sustitutos artificiales que ya se manejan ampliamente en el mercado mundial. Sin embargo, según Euromonitor Internacional, esta “naturalidad” y la preferencia del mercado por este hecho, ha dado como resultado que en Europa Occidental se le clasifique hoy en día como un aditivo al que no se le puede llamar natural pues al tratar la hoja para extraer los glicósidos de esteviol (steviol glycosides, en inglés) se usan solventes y resinas de intercambio iónico, lo cual hace que pierda su nombre de “natural”, aunque su materia prima principal no se produzca de manera artificial.
Veamos cómo están constituidos algunos de los otros edulcorantes para entender un poco la competencia que estevia representa por ser un producto de origen natural. El aspartame está compuesto por dos aminoácidos, la fenilalanina y el ácido aspártico más metanol. La sacarina (O-sulfamida benzoica) es el primer edulcorante acalórico que se descubrió y es un derivado del alquitrán y frecuentemente aparece mezclado con ciclamato, con el fin de potenciar su sabor. La sucralosa (o aditivo E-955) viene del azúcar, se deriva de la sacarosa y se obtiene mediante un proceso en el que se sustituyen selectivamente tres grupos hidroxilo por tres átomos de cloro.  El acesulfame-K o acesulfame potásico es 200 veces más dulce que el azúcar, es el derivado potásico de los ácido acetoacético (ace) y sulfámico (sulfame) y por su estructura se parece a la sacarina.
Además de sus características químicas, los edulcorantes artificiales descritos con anterioridad han estado envueltos en la controversia pues se ha insinuado que su consumo podría afectar la salud de los consumidores. Como vemos, a pesar de que en su proceso de extracción, la estevia conlleve un proceso químico, la materia prima de la que se obtiene el producto es una planta, lo cual no sucede con los otros edulcorantes. Es precisamente esta característica lo que la hace un producto más atractivo para aquellos que cuidan su salud y también un producto que puede terminar por completo con la comercialización de los edulcorantes “artificiales” conocidos hasta ahora.
Dado que la tendencia actual es a consumir productos más naturales e incluso volver a los básicos a la hora de curar algunas enfermedades, las plantas medicinales y los productos naturales están ganando terreno ante los productos químicos, ya antes considerados milagrosos. Las personas prefieren  hoy en día esperar un poco más para curar sus enfermedades y al mismo tiempo cuidar su salud y el organismo, evitando consumir productos químicos. En el terreno de los sustitutos para el azúcar, estevia tiene las de ganar. Las empresas competidoras lo saben y no dejarán que estevia despunte.
Veremos qué pasa en los siguientes años con este producto.