Translator

"Si no puedes con el enemigo...". 06 de agosto de 2012.

Hace ya dos años que nos despertamos con la noticia de que Heineken compraba FEMSA Cerveza. Para algunos significó el fin de toda una dinastía mexicana en la producción de esta bebida, y para otros, una jugada inteligente.

Hoy en día las ventas y fusiones siguen, y nos guste o no, significan estrategias significativas para eliminar a un competidor importante, para incursionar en un mercado desconocido, para abaratar un poco los costos de producción o para obtener más dividendos mediante la compra de diferentes compañías bajo la sombra de un fondo. Al fin y al cabo, estamos hablando de estrategias comerciales que benefician a uno o a ambos competidores.

Líder en la producción de pan en México, Bimbo deseaba incursionar en el mercado estadounidense. Su estrategia fue comprar a sus competidores, pero no para desaparecer sus marcas. Con una estrategia bien definida, el gigante del pan fresco conservó las marcas  de sus competidores que ya contaban con la preferencia de los consumidores estadounidenses y con ello se convirtió en el poseedor del 52% del mercado de pan fresco en el país vecino.

A veces, una marca poderosa, compra otra para incursionar en un mercado desconocido y en el que no tiene experiencia. Este es el caso de la Costeña, que está por consolidar la compra de Fritos Totis para hacerle la competencia a Sabritas y Barcel desde un nada despreciable tercer lugar en la producción de botanas saladas en el país.

Con el objetivo de reducir costos de producción, Grupo Herdez fusionó su empresa de condimentos en polvo Solo Doña María con Hormel Alimentos. La jugada resultó en un incremento de sus pasivos en 3.1 veces, pero no sólo eso, sino que también logró que sus costos de producción disminuyeran significativamente.

Otra fusión es la de Anheuser-Busch InBev (ABI) y Grupo Modelo. La empresa no se conformó con el 50.35% que ya poseía de la mexicana, y ahora adquirió el control de la cervecera en un 100%. Sin embargo, hoy en día no llama tanto la atención la fusión de estas firmas, sino la especulación que desencadenó la noticia en la bolsa de valores y que hizo que las acciones de Grupo Modelo subieran en un 19.3%. Para algunos fue una estrategia para elevar el precio de venta de la empresa y para otros, solamente el descuido de un informante que propagó la noticia.

Otras empresas deciden vender su marcas a corporativos mucho más exitosos para que las manejen y las hagan crecer. Uno de estos coroporativos es Taco Holding, que posee las marcas Sbarro, de comida italiana, Café Diletto, Neve Gelato, Arrachera House, Krispy Kreme y Sixties Burger. La estrategia de Taco Holding es  adquirir empresas y formar un grupo con el fin de aumentar la escala de las operaciones, generar eficiencias, ganancias y en un futuro figurar en el mercado de valores.

Como vemos, no siempre la venta de alguna empresa significa una pérdida. Más bien son estrategias que manejan las empresas vendedoras o compradoras con el objetivo de obtener mayores dividendos.