Translator

"La mercadotecnia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012". 31 de julio de 2012.

Los Juegos Olímpicos son una excelente oportunidad para cualquier marca de ser asociada con los más fuertes, los más rápidos … los mejores del mundo.  Las olimpiadas son una época que cualquier marca podría utilizar para hacer una campaña de sus productos. Al ser una celebración mundial, con un culto a la excelencia y en donde participan atletas hombres y mujeres de todos los países, se proyecta un sentimiento de integridad, paz, amistad y esfuerzo, del que cualquier producto podría verse favorecido.
Dotados de juventud, éxito, admiración, fama y al ser el foco de atención de todo el mundo, los mejores deportistas serán quienes tengan más oportunidades de conseguir las exclusivas publicitarias de las empresas de mayor renombre. Las marcas, al conseguir a los ganadores, le dicen al público: él (o ella) nos valida, nos consume, nos prefiere, lo cual significa que lo merecemos, porque él (o ella) es alguien valioso y digno de credibilidad. Si la marca atina a asociarse con un atleta que ganará el oro, sus inversiones en mercadotecnia serán altamente redituables. Es una apuesta que no se puede perder. Asociarse con un deportista que difícilmente obtendrá un primer o segundo lugar (poco deseable) no tiene lugar en la apuesta por dejar huella como marca en la mente de los consumidores en esta temporada tan importante.

Además de los instrumentos tradicionales como la televisión y la publicidad impresa, las redes sociales, tanto de las empresas, como de los deportistas, están siendo usadas para lograr un impacto mayor entre los consumidores más jóvenes y usuarios de estos medios de comunicación. Una de estas empresas es Procter & Gamble, quien se ha asociado con cerca de 150 competidores para promocionar sus marcas vía Facebook, YouTube y Twitter. Para llegar a los segmentos no tan jóvenes y usuarios de medios de comunicación mucho más tradicionales como la televisión, se han usado a los padres de los deportistas participantes, quienes han hecho comerciales de televisión para demostrar la importancia de ser un buen padre, que usa los mejores productos para criar a sus hijos de manera tal que puedan llegar a ser competidores olímpicos y si la suerte está de lado de la marca, ganadores de una medalla de oro.

Cualquiera que sea el medio que escoja una marca para hacer su publicidad y tener contacto con los consumidores, debe hacer una cuidadosa selección tanto del segmento del mercado, los medios que éstos utilizan para estar en contacto, así como del mensaje que será enviado. Al tener estos tres ingredientes perfectamente bien identificados, se puede hacer una publicidad que no sólo invite a comprar el producto, sino que haga que la marca sea recordada por aspectos emocionales mucho más fuertes que simplemente solicitar la adquisición de sus productos.

Para los amantes de la mercadotecnia, les sugiero hacer un cuidadoso análisis de los comerciales y de las marcas patrocinadoras de estos Juegos Olímpicos. Estamos ante un derroche de innovación y estrategia que no nos podemos perder.